Pedagogía de la Felicidad

ANTE TODO, SOBREVIVIR; SOBRE TODO, SER FELICES

Compartir:

III JORNADA DE PREVENCIÓN CARDIOVASULAR

Como profesional de la motivación y el desarrollo personal pero también como compañero de camino, el pasado día 21 de febrero, he disfrutado del magnífico privilegio de conducir y dinamizar un evento que ya comienza a tener entidad y prestigio suficientes para equipararse a otros encuentros científicos y sociales de esta índole.

Se trata de una Jornada de Prevención Cardiovascular que, auspiciada por la Asociación de Pacientes Cardíacos de la Provincia de Córdoba (ASPACACOR), se ha celebrado por tercer año consecutivo en el Salón de Actos de la Diputación, con una respuesta masiva de pacientes, familiares y público en general.

En la misma, de la mano de prestigiosos y prestigiosas profesionales de la salud hemos aprendido varias cosas:

En primer lugar, la necesidad de integrar la enfermedad en nuestra vida con total normalidad, asumiendo que lo que nos ha pasado es algo inesperado, muy serio y crónico y que, por tanto, es normal que pasemos por episodios negativos de parálisis, enojo, ansiedad, miedo, tristeza o depresión pero también positivos de aceptación, serenidad, búsqueda de sentido, renacimiento y alegría.

En segundo lugar, a trabajar nuestra actitud para enfrentarnos mental y físicamente a esta nueva etapa, evitando sentirnos culpables pero asumiendo la responsabilidad de los cambios que tenemos que introducir en nuestra vida.

Y en tercer lugar, a "amar con la cabeza y a pensar con el corazón" para gestionar nuestros sentimientos y emociones sin que se desborden negativamente, pensando con mayor flexibilidad, liberando nuestra mente de la rigidez extrema y el perfeccionismo dañino.

En resumen, debemos llevarnos de esta magnífica experiencia que:

- Tenemos que asumir la enfermedad como una oportunidad;

- Si queremos, podemos mejorar muchísimo, tanto física como mentalmente;

- No necesitamos ser la guinda de todas las tartas para sentirnos bien.

Confiemos, por tanto, en nosotras y nosotros mismos, en quienes nos quieren y, por supuesto, en los y las excelentes profesionales y aún mejores personas que siempre estarán a nuestro lado para cuidarnos, recordando siempre que, ante todo, nuestro objetivo es SOBREVIVIR pero, sobre todo, nuestro propósito es SER FELICES.

Mi agradecimiento de todo corazón a las autoridades por su presencia y colaboración, a las y los asistentes por su participación y calor humano, a las y los ponentes por las ideas y emociones trasmitidas y a las y los miembros de la junta directiva de ASPACACOR por su gran apoyo e infinito cariño, en especial a su Presidente, Alfonso Oterio, por liderarla con tanto acierto y tanta ilusión.

MUCHO ÁNIMO Y MUCHA FUERZA A TODAS Y TODOS.

0 Comentario(s)